Hero Image

UDD en la Prensa

Señales confusas

 Ernesto Silva Méndez
Ernesto Silva Méndez Vicerrector de Postgrado, Educación Continua y Extensión

Todo parecía ir razonable para el ministro Marcel. Las palabras del Presidente Boric hace algunas semanas señalando que descartaba un beneficio invernal tipo, daban cuenta estaba escuchando los criterios del ministro de Hacienda. Pero los escenarios cambian rápidamente. En un par de semanas, el Presidente parece haber descartado sus sugerencias y escuchado las ideas de otros colaboradores, priorizando medidas como el Bono Invierno, que implica un nuevo impulso de gasto público.

El ministro Marcel ha salido a explicar esta nueva ayuda, la que -muy probablemente- está lejos de su agenda de prioridades para la gestión económica del gobierno.

¿Qué ha pasado en las últimas semanas? ¿Ha habido cambios en la situación económica que ameriten esta decisión? Todo indica que no. Por el contrario, las últimas semanas han dado cuenta de una escalada de incertidumbre. En materia política, la evaluación del gobierno presenta un cuadro negativo, al igual que las expectativas de la coalición gobernante para el plebiscito de septiembre. Adicionalmente, el cierre de la Convención Constitucional y la opinión de medios internacionales como The Economist, han puesto aún más énfasis en la enorme incertidumbre política que vive el país. En materia económica, a la inflación -que afecta significativamente a los hogares chilenos- se ha sumado la escalada del precio del dólar, motivado tanto por causas externas como por razones de orden nacional. En materia de proyecciones económicas, el Informe de Finanzas Públicas presentado esta semana al Congreso dio cuenta de una proyección de crecimiento negativo del PIB para 2023.

Las arremetidas de autoridades del gobierno distintas a Hacienda para pedir la actuación del Banco Central -debidamente corregidas y desdichas horas después- parecen dar cuenta de una cartera de Teatinos 120 menos empoderada y con mayor contraste en el gabinete.

En medio de este escenario de creciente incertidumbre, el gobierno decide impulsar una reforma tributaria que aumenta aún más la situación de incerteza. Como es sabido, son ya muchas las reformas en este ámbito que prometen un aumento relevante de la recaudación, pero que no logran concretarlo porque sus efectos afectan las decisiones de los agentes económicos y suelen recaudar menos. Mientras los funcionarios demandan más recursos para el Estado, la Dirección de Presupuestos nos informa que el promedio de cumplimiento de las metas de los ministerios en 2021 fue de 99%, algo que no calza con las percepciones de los chilenos sobre el desempeño del Estado.

Para enfrentar un escenario tan complejo como este se requiere un Ministerio de Hacienda empoderado para tomar decisiones complejas y otorgar certezas en la economía. Las señales del Presidente parecieran indicar un debilitamiento de esta cartera y un empoderamiento de otros grupos al interior del gobierno.

El diseño original del gobierno parecía contemplar la entrega de la política al eje FA-PC, encargando, en cambio, la economía al mundo de la ex Concertación. Las señales de las últimas semanas son confusas. Algo pareciera estar cambiando.